ORDO AB CHAO

Homenaje al V:.H:. Mario Navarro Sánchez

El pasado 2 de diciembre de 2016, en el Club de Ingenie­ros se llevó a cabo la despedida del año del Supremo Consejo del Grado 33- Oriente de Bogotá. Allí, en un ambiente de la mayor cama­radería y fraternidad, los HH :. Escocistas departieron una cena formal y otros actos propios de estas celebraciones.

En esta misma celebración se escucharon las palabras pronunciadas por la señora María Eugenia Bedo­ya, viuda de nuestro Il:. y Pod :. Sob:. Gr:. Comend:., hoy en el Or :. Eterno, V:. H :. Mario Nava­rro Sánchez, con ocasión de la crea­ción, mediante decreto, de la Orden Mario Navarro Sánchez:

"Desde que a los 34 años se inició en la Masonería, Mario encontró un lugar de sabiduría, en donde logró, junto a sus compañeros, iniciar un camino de crecimiento espiritual e intelectual, que lo defi­nió por el resto de su vida. En la Masonería no solo encontró creci­miento, sino que llegó a un lugar al que llamó hogar y a sus compañe­ros, hermanos. Su compromiso y amor a la masonería eran tan grandes que cuando llegó el momento no se conformó y decidió dar un paso más pasando al Escocismo, donde podría colaborar aún más en la nobleza de la orden.

Cada vez que pudo apoyó a sus hermanos, defendió la orden y, sobre todo, luchó por defender los principios que la rigen. Era un asis­tente constante de las sesiones semanales, nunca se conformó, nunca pensó que el trabajo está ya hecho y exhortó a aquellos que quisieron oírlo, a que no fueran indiferentes, a que lucharan cada día para cumplir a cabalidad y con valentía la misión del Masón.

En los dos últimos años, como Sobe­rano Gran Comendador, continuó trabajando incansablemente para lograr los objetivos que se había propuesto y darle a la Masonería el lugar que le corresponde en la sociedad.

En el nombre mío y de mis hijos, agradezco profundamente el honor que le hacen, al instituir la condecoración Mario Navarro Sánchez; es un orgullo saber que todo su esfuerzo, dedicación y amor por la orden no fueron indife­rentes y dejaron una huella sufi­ciente como para crear este pre­mio. Es grato saber que su huella no se perderá y que quienes reci­ban el premio sabrán que lleva el nombre de un hombre que siempre llevó la Masonería en su actuar y en su corazón.

Muchas gracias"

Ordo Ab Chao.

Magazín SCCG33